CASA DEL ACTOR, I.A.P. MARIO MORENO

Casa de descanso desde 1944 para actores retirados, de la tercera edad.

“… ya no morirá de soledad, pobre, enfermo y olvidado; porque ya tiene un hogar y una familia que somos todos nosotros”

OBJETO SOCIAL:

Brindar atención a los requerimientos básicos de subsistencia, en materia de alimentación, vestido y vivienda, así como asistencia médica a adultos mayores de escasos recursos, que hayan sido actores ya sean de teatro, cine, radio, cabarets, circo, variedades, televisión, etc. Y se encuentren domiciliados en la República Mexicana.

Conoce nuestros

programas y

servicios.

CASA HOGAR

Alimentación; atención médica geriátrica, piscología, rehabilitación, enfermería y cuidados; lavandería…

TEATRO CANTINFLAS

En renta para eventos privados sin venta de boletos al público.

Galería Maty Huitrón

Espacio para exposiciones temporales para eventos privados sin venta de boletos al público.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿De quién es la Casa del Actor?

  • La Casa del Actor es propiedad de sí misma, el Patronato es un administrador que garantiza que siempre se realice el objeto social para la cual fue fundada.

¿De quién es el terreno donde se construyó la Casa del Actor?

La Casa del Actor fue construida sobre dos terrenos, el primero es propiedad de la Asociación Nacional de Actores, sin embargo lo afectó irrevocablemente para fundar la Casa, es decir, que aunque sea de su propiedad no puede hacer uso de este y en caso de que la Institución dejara de existir tampoco volvería al patrimonio de la Asociación Nacional de Actores sino que la Junta de Asistencia Privada de la Ciudad de México designaría a la Institución que tenga fines análogos a la Casa para ser la nueva propietaria del terreno.

El segundo terreno es propiedad de la Casa del Actor, I.A.P. Mario Moreno y fue comprado por la Asociación Nacional de Actores para la Fundación con autorización de la Junta de Asistencia Privada.

¿Los Patronos cobran por su trabajo?

Los Patronos y Consejeros de la Casa realizan su labor voluntariamente y sin cobro de sueldo o retribución alguna.